domingo, 9 de septiembre de 2012

LAS FANTASIAS SE HACEN REALIDAD.- LA LLEGADA DE LAS CHICAS


LA LLEGADA DE LAS CHICAS.
 
Cuando Carmen vio el escenario, no pudo evitar que un 
"joder" saliera de su boca.

- Esto es mejor que en mis fantasías Uto.
- Sabía que te gustaría.
Preparamos unas mesas, las neveras para luego 
poner la bebida, aunque el vino y licor ya lo 
teníamos enfriando.
 Quitamos una cosa aquí, pusimos una cosa allá, 
para sentarse, el suelo era perfecto, tampoco 
había mucho más.Antes de que llegaran las chicas, 
decidimos darnos una sauna, necesitábamos relajarnos.
En ese momento de tranquilidad Carmen me pregunto por los planes, pero no sabia bien que contestar.
- No se Carmen, tengo claro que la base será tu 
fantasía, esta historia la has creado tu, pero me gusta la improvisación.
Para cuando llegaron las chicas, todo estaba 
preparado.
Las habíamos citado en el bar de enfrente, 
comenzaron a llegar wassup.

- Estoy aquí
- Ya hemos llegado....
Les dije que nos avisaran cuando estuvieran todas y, 
cuando así fue, salimos a por ellas.
Nos siguieron sin hacer preguntas, sabían que de 
poco las serviría, y las llevamos al escenario de nuestro juego.
- Bufff, no se que va a pasad aquí, pero solo con verlo me da miedo. 
- Que se os habrá ocurrido.
Comenzaron las instrucciones.
- Bueno chicas, lo primero es abrir una botella de vino, 
me encanta que nuestras víctimas sean así 
de generosas.
Servido el vino, comenzamos con las instrucciones.
- Como ya os imagináis no estaremos solas.
Ya habías adivinado el nombre de uno de los 
invitados, sin duda, delatado por el exquisito 
Albariño.
- Sobre las 22 aparecerán los chicos.  La fantasía de 
Carmen es que todos estén atados en esa pared, para eso, 
necesito enseñados como hacerlo o 
tardaremos un montón, ¿te ofreces voluntaria 
Magda?
Con esa carita de... “Mejor me lo callo”, que 
tanto me gusta, accedió inmediatamente. 
Se puso junto a la pared y el resto de las chicas la 
rodeamos.
Llevó sus manos arriba, pero enseguida la dije que no era necesario de momento.
- Primero tenéis que atar las muñecas, así. De esta 
manera, nos aseguramos de que no se podrán desatar y 
además, no se harán daño cuando intenten escaparse, y 
creerme que lo intentarán. Una vez aseguradas las muñecas, ponéis la cuerda así, la pasáis por aquí, y no podrán 
desatarse, pero al mismo tiempo nos será fácil desatarles y cambiarles de sitio cuando lo deseemos. 

¿Alguna duda?
Nada que decir.
- El resto de lo que tengo en mente, ¿preferís saberlo o 
lo dejamos?
Por mayoría se decidió dejarlo, sobre todo a la 
improvisación, pero os explicamos la idea principal.
Ya tranquilamente comenzamos a beber vino, entre risas, 
hasta que Cio, la lagarta, reparo en una caja que estaba 
en un rincón de la estancia.
- Esa caja es la caja de Pandora, solo que en lugar de contener los males de la humanidad, contiene las maldades de este grupito de mujeres.


El vino de nuestra víctima comenzaba a hacer el efecto 
deseado.
Relajar y desinhibir.
Se que conocían la identidad de alguno de los invitados, 
pero sabia que otros les sorprenderían. 
Empecé a recibir wassup de los chicos, y, pidiéndole que 
guardara silencio, pasé a Asti una lista de todos, para 
que me avisara cuando hubieran llegado.
Quince minutos después, Carmen y yo salimos a la calle a 
recoger a nuestras "víctimas".