lunes, 25 de noviembre de 2013

PRESTANDO A MI PERRO por Utópica



Ponte de rodillas. Aquí, cerquita del sillón, para poder lamerme, y cuando esté caliente, ya veré que hago contigo.

Mis amigas miran entre divertidas y alucinadas mientras yo me arrimo a tu oído y te susurro con cara de malvada:
- Te voy a atar para que te usen mientras yo me siento a mirar.

Se te pone esa cara de perro salido que tanta gracia me hace, y no puedo evitar reírme.

 Después de seguir charlando con mis amigas y de que alguna de ellas bebiera más alcohol del recomendado, me canso de tenerte a mis pies. Cada vez lames más cerca de mi entrepierna. De vez en cuando, con un golpe, te recuerdo que ese caramelo aún no te será dado, y vuelves a bajar hasta mi rodilla, para volver a comenzar el ascenso.
Me pregunto si crees que soy tonta, porque como estoy hablando, te crees que no me voy a enterar de que te arrimas a mi coño, pero, aparte de que siento, sería difícil no percibirlo con tu manera de jadear.

Mis amigas miran curiosas por ver que eres capaz de hacer, cada vez con más alcohol en su cuerpo.
Me levanto, y cojo unas cuerdas, quito dos cuadros de una de las paredes del salón, y ríen. Bajo ellos, se esconden dos argollas que servirán para mantenerte las manos inmovilizadas.

Te quito la ropa que te queda, pero decido dejarte los calcetines.
- Esos te los dejo que hace frio-jajajaja- además así estas más patético.
Me siento frente a ti, observando; empiezan a tocarte, mirándome como preguntando hasta donde podrán llegar. Mientras, tienes las piernas abiertas esperando no se sabe que.


Ocho manos empiezan a recorrerte y casi de inmediato tu polla se pone tiesa.
Me miras, agradecido.
- Mira que cara de salido se te pone, solo te falta babear. Aggg que agco, ¡si ya babeas! -La polla te crece ante cada lengüetazo de mis amigas- Ya puedes cumplir perro porque son unas zorras; te van a dejar seco.
- Sí Ama,  lo haré lo mejor que pueda, Ama.
- De momento no puedes hacer nada, ahí atado.

Poco a poco van cogiendo confianza, se ríen, te tocan, una empieza a masturbarte, se descojonan viendo tus gestos, de miedo, excitación, de obediencia….
- Es vuestro juguete chicas, espero que os divirtáis con él como nunca. No os cortéis.

Te están echando la cerveza por tu cuerpo y lamen, creo que han bebido demasiado, al menos Patricia.

Estas muy excitado. Siempre hemos hablado que es una de tus
fantasías, chicas borrachas aprovechándose de ti, lo que no te imaginabas cuando me llamaste a ver si había terminado mi comida, es que sería hoy. Y, o poco te conozco, o el que yo esté frente a ti, mirándote con una copa en la mano aumenta esa excitación y hace aún más perfecta tu fantasía.

Me arrimo, acercando mi cara a la tuya, para sentir el aliento de tu respiración. Cierras los ojos y echas la cabeza hacia atrás.
-Estoy por taparte los ojos- te susurro al oído….
- ¡No te pases Patricia coño!, que se le ha escondido la polla del susto que le has metido. Ahora alguna vais a tener que mamar si queréis volver a verle la polla.
-¿Qué te pasa perro?, ¿sólo te gusta cuando te pega tu ama?

Vuelvo a arrimarme a ti, lamiéndote el cuello, pongo una mano en tu ingle, acercándome peligrosamente a tus huevos. Apenas dos caricias acompañadas de mis palabras obscenas y vuelves a tener la polla a tope.

Me río, te doy toquecitos en los huevos, y Patricia vuelve a arrimarse, agarrándote la polla, pero la mirada que la pongo la hace ponerse seria.
- Cuidadito chicas, es mi juguetito. Os lo presto, pero no me lo podéis romper -digo riendo pero dejando claro que hay límites y que no estoy dispuesta a que se salten.
Cojo a Alicia y la pongo delante de ti, restriego tu polla entre sus piernas, al mismo tiempo la digo,
- Juega con su polla, mira como le babea al perro.

Tanto conocernos, te leo en los ojos el pensamiento. Siento el agradecimiento, hasta la ternura con la que piensas….  Me encanta que me compartas con tus amigas, Ama.
- Puta, que eres una puta. Te van a reventar los huevos solo de sentir su humedad.
Jadeas ansioso; se nota que empieza a desesperarte estar atado.
- Te gusta ¿ehhhhh?, a ver si te gusta tanto si te doy la vuelta.
Te desato y con la fusta en la mano, te apoyo sobre la mesa, con el culo en pompa.
Plás
- Abre bien las piernas puta.

Alicia se mete bajo la mesa, de rodillas, y empieza a comerte la polla, mientras Patricia decide volver a participar y va a tu culo acariciándolo con dos dedos. Me quedo cerca porque no me fio y veo que te mete los dedos sin aviso, claro que, con lo perro que estas, no te hace mucho daño.
Jadeas, gritas, Alicia te está poniendo a mil hasta hacerte olvidar que Patricia está jugando con tu ano; más que olvidarte de ella, lo que estas olvidando es que no deberías fiarte de ella, y estas disfrutando.

Me arrimo otra vez.
- Complácelas, quiero que se queden contentas con mi perrito.
No eres capaz de emitir más sonidos que ufffff, ummmmmmm ahhhhhhhhhhhhh. Jadeas como el perro que eres.
- Ni se te ocurra correrte, que son cuatro.
Me miras asustado, como si de repente recordaras que hay dos más que aun no se han arrimado. Levantas la vista, y las ves en el sillón, con los pechos al aire, masturbándose mutuamente.
- Míralas, son más perras que tu, y están super cachondas, comiéndose una a otra a falta de una polla que les de placer.
-Túmbale, quiero follármele. Dice Patricia.

Te llevo a la cama, te voy a atar al cabecero pero te digo al oído…
- Te iba a atar al cabecero, pero no hace falta verdad… vas a estar muy quietecito.
- Si Ama, no me moveré Ama, haré lo que me ordenes.
Tu polla está a punto de reventar, Patricia se sube a ella y a media lengua, apenas se la entiende con el pedo, dice....
- A ver cuánto da de sí el caballo para montarlo.
Y empieza  a moverse torpe, te agarra una mano y se la lleva a su teta, la agarras fuerte mientras ella se mueve como puede sobre tu cuerpo. Te da un golpe en el pecho.
- Muévete perro -te dice.
La miro, solo la miro, no la tengo que decir nada, pero ese gesto es suficiente para que recupere el control y se centre en follarte para correrse. Una de sus manos va a su clítoris. Alicia te toca los huevos mientras te muerde suavemente.
- Vas a reventar puta- Te dice cachonda.

Ester y María, se levantan. Van hacia la cama. Una de ellas, Ester, se levanta la falda y se pone sobre la cama; bajando a tu boca te dice:
- Come perro.
Antes de que llegue a la boca te has corrido.
- Joder, cerdo cabrón, eres un puto salido¡¡¡ No aguantas nada.
- No me lo puedo creer, ¿así crees que puedo presumir de perro? Pues vaya mierda. Las has calentado a todas y ¿ahora qué? ¿Qué crees que vas a hacer?
Voy a buscar una cosa.

- Levántate perro, ponte esto.
- No Ama no, por favor, lo siento, pero no me hagas hacer eso.
- Ponte mi arnés y deja de protestar, será la única forma de poner follarlas.
Lloriqueas.
-Ama las complaceré con la lengua, con las manos, como sea Ama, no se irán sin correrse.
- Lo puedes tener bien claro, ponte esto de una vez.
Plás
Plás
Mis amigas se escojonan de verte
- Ahora sí que tiene buena polla, voy a cabalgarle- dice Ester. Las demás se ponen a tu alrededor, María ocupa tu boca y Patricia, ya más relajada tras el orgasmo, se encarga de tus huevos, cosa que sigue dándome miedo.


Ester te cabalga con fuerza y no habías pensado hasta ahora el dolor que podía causar tu polla aprisionada bajo el arnés, lo que hace que te crezca y te produzca más dolor.
Agarran tus manos y llevan cada una a un coño mientras el otro sigue en tu cara.
 Apenas puedes darlas placer concentrado en comerte el coñito que te han puesto encima y en hacer lo posible para que no te reviente la polla debajo del arnés.
Aguantas así unos minutos pero haces un gesto y me acerco para ver que pasa. Sin romper el juego me das a entender que te va a reventar la polla bajo los saltos de mi amiga que está reventándose a si misma con el juguete. Me arrimo, la paro un segundo, coloco tu polla para que no te haga daño  pero vuelvo a hacer que Ester baile sobre mis pollas de juguete.
Voy a tu oído y te susurro, -¿bien?
Ya no puedes contestarme, simplemente mueves la cabeza alante y atrás bajo el coño de mi amiga que te agarra la cabeza con ambas manos follándose tu cara.
-Saca la lengua perro, sácala bien joder.

Están locas todas, una de ellas va a las tetas de la que te esta follando la cara y empieza a comérselas, otra va a las tetas de la otra, se escucha una carcajada.
- Jajajajaja perro patético.
No entienden porque lo digo pero he visto debajo del arnés, que te has vuelto a correr. La que te estaba follando se ha corrido también y pide sitio a la que está sobre tu cara para que la limpies.
- Lámeme perro, déjame el coño bien limpio.
En realidad he sido yo la que se lo he pedido. La que estaba sobre tu boca, que tiene el coño abierto de tanta lengua, se pone sobre el arnés.
- Mira que os gusta una polla zorras…
No paran de tocarse, no paran de lamerse, se pellizcan las tetas, gimen como cerdas. Unas y otras se van turnando hasta que todas se corren sobre mi juguete. Te corres una vez más con la vibración del arnés al máximo. Estás exhausto, no puedes más.
Con el pedo te han dejado más de un moratón de agarrarte más fuerte de lo debido,  pero con la excitación aun que no te das ni cuenta. No puedes más,  estás agotado, sin embargo sabes que, en cuanto se vayan, seré yo la que desee ser complacida.

Me despido de ellas mientras te doy la orden de ir a la ducha pero sales más cansado con el relax.

-  ¿Estás cansado?
- Mucho, me va a costar un par de días recuperarme.
Me arrimo a ti y te como la boca.
Plas
- Buen perrito, se han ido muy contentas,  has conseguido que se corrieran todas.
- Gracias Ama.
- Pero ahora ya sabes......tu ama desea ser complacida ¿vas a tener fuerza para ello?
Bajas la cabeza avergonzado, te agarro la polla con dos dedos y la levanto.
- ¿Has visto este despojo? no creo que con eso puedas darme nada de placer.
Voy girando a tu alrededor
- ¿Y ahora que hago contigo, cómo se supone que me vas a complacer?
Te tiro sobre la cama  y empiezo a acariciarte lasciva el culo, al tiempo que te propino pequeños azotes.
Plas
- Igual este culo puede ayudarme.
Elevo un poco tus caderas y empiezo a jugar con dos dedos. Me pongo el arnés, cojo vaselina y me pongo frente a ti.
- Ni se te ocurra bajar el culo perro,  engrásame bien la polla que cuanto más engrasada esté menos te dolerá.
Con ambas manos y mirada lasciva acaricias el juguete.
- Te complaceré Ama a pesar de todo seré capaz de darte placer.
Te como la boca de nuevo.
- Seguro perro, porque cuando te este follando el culito, me sentiré más que complacida.
Me levanto y vuelvo detrás de ti; vuelvo a coger vaselina. Comienzas ese baile provocador de zorrita complaciente que tanto me excita, arrimando tu culito cada vez más.
- Pídeme que te folle, perro, pídemelo.
- Fóllame Ama !! te lo suplico.
- No te escucho.
- FOLLAME AMA!!
- Así perro, ¡como puedes ser tan salido!. Horas usándote y se te abre el culo en cuanto te arrimo la polla. Claro que te voy a follar perro, te follare hasta que no puedas más, es el precio que pagarás por el regalo que te he hecho.


viernes, 11 de octubre de 2013

FELICIDADES CÓMPLICES 2 años de recorrido

Hay quien creerá que vivimos en un mundo lleno de luz y color y a través de este blog se entra en un mundo de oscuridad; a nosotras nos gusta pensar que es al contrario, que es el mundo diario el oscuro y este mundillo que compartirmos el que nos ilumina.
Por eso, hace hoy dos años emprendimos un camino a través de este blog en el que quisimos abriros la puerta a nuestra luz, a nuestra vida, a la apertura de nuestras mentes y nuestra libertad.




Dos años después, 48.000 visitas, más de 150 entradas, muchos lectores, mensajes y amigos que nos siguen, colaboradores y amigos que comparten en nuestro blog sus relatos, pero sobre todo
innumerables experiencias que han marcado nuestro camino nos hacen seguir aquí.

Seguiremos teniendo experiencias, seguiremos imaginando, pero sobre todo seguiremos contándolo, intentando que confundas fantasía y realidad y es que ... a veces son tan cercanas.

Gracias CÓMPLICES, por este tiempo compartido, gracias por este camino recorrido.
Gracias a todos por seguir ahí.

martes, 8 de octubre de 2013

A TU LADO Paco01



Ciento cuarenta pulsaciones resonaban en sus tímpanos, estaba desconcertantemente excitada y una sensación de presión y calor recorrían su frente, cada terminación nerviosa descargaba en cada centímetro de su piel. Su respiración era involuntariamente entrecortada y un coctel de emociones contradictorias bombardeaban su mente provocando rabia e ira hacia si misma. Su cuerpo se enfrentaba a su mente y su mente se negaba a aceptar lo que de antemano sabía que sería inevitablemente una derrota que cada vez más deseada...

-------------- o ---------------
No recordaba en concreto cual fue el detonante, un artículo de prensa... quizás un reportaje de periodismo de investigación... quizás un frase perdida en una conversación ajena. De cualquier forma, una noche se encontró ante el anónimo rectángulo de pixeles de su portátil fisgoneando en el mundo swinger. Una página lleva a otra y esta a otra y esta última a otra que menciona un blog que enlaza con un relato que le lleva a un foro y unos cuantos clic más tarde estaba registrado y chateando, acomodado sobre el sillón de la incertidumbre, el temor y la prudencia que le otorgaba la ignorancia y el desconocimiento.
Ella siempre fue desde un principio un tanto reacia al ambiente liberal, no terminaba de aceptar en su totalidad la idea de que alguien les mirase mientras follaban o ver a otra pareja practicando sexo junto a ellos, eso por no hablar de un trió o un intercambio total. Pero el respeto y la confianza en él admitía su nuevo juego en la red aunque fuera en gran parte en solitario, siempre a su lado!
-------------- o ---------------
...la penumbra inundaba la habitación, la música, la humedad, el calor y el olor, sobre todo el olor, ese olor a piel, deseo y lujuria, ese olor dulce, ese olor que emborrachaba su mente, ese olor que reconocería en cualquier lugar por mucho tiempo que pasase... ese olor sexo. Él se había sentado en aquel rincón mientras ellas estaba de espaldas, pero sabía que la miraba mientras se tocaba muy despacio, escuchaba su respiración y podía notar desde la cama redonda en la que se encontraba tumbada, como el grado de lujuria aumentaba en él cada segundo que pasaba. Todo estaba preparado, todo estaba concienzudamente planificado, podía reconocer sin ninguna duda aquella máscara sobre la mesa que había ante él... ella misma la había comprado días atrás...

-------------- o ---------------
La temperatura de los privados en el chat se disparo rápidamente y las pupilas de él se dilataban cuando aquel nick se conectaba e inmediatamente después se escondían en sus chat particular. La excitación iba implícita en cada sesión, las pulsaciones se aceleraban con cada mensaje, hablar de sexo con aquella desconocida, con la mente desnuda, sin tapujos lo hacía más excitante aun. En pocos días la complicidad era enorme y empezaban a jugar con la idea de convertir lo digital en real!
-------------- o ---------------
 
...otro hombre la observaba recostado sobre un sillón próximo mientras se acariciaba despacio. Ella continuaba con su actuación frente a su presa mientras jugaba con los encajes de su lencería. Su sexo estaba completamente empapado, no podía creer el grado de excitación en el que se encontraba, sus dedos invadieron despacio y insultantemente fácil su cavidad, la lengua salida de su boca para recorrer sus labios como si tuviera voluntad propia y el final de su espalda se arqueaba sobre la cama. Él continuaba jugando a ser voyeur y esto la irritaba y excitaba aun más, empezaba a sentir la irrefrenable e imperiosa necesitad de ser penetrada...
-------------- o ---------------
No se sentía del todo bien haciendo lo que hacía a espaldas de su chica, pero la frontera aséptica del router resultaba ser el bálsamo perfecto para su conciencia, pero estaba decidió a dar el paso definitivo, se había armado de argumentos que no quería y no debía someter a prueba.
Una fiesta de mascaras en aquel local liberal era el escenario perfecto y una cita con un colega la tapadera idónea. Acordaron encontrarse dentro del local, ella dejaría una bolsa con máscara a su atención en la entrada y la sala de la cama redonda era el lugar perfecto para primer encuentro...
-------------- o ---------------
...estaba completamente excitada, no podía dominar mucho más tiempo aquella situación, si no hacia algo en cualquier momento se correría despiadadamente pero tenía dudas sobre cómo actuar. No fue ella, tampoco él quien resolvió la situación... aquel tío que miraba desde el sillón se levanto despacio y se acerco descaradamente a ella en un gesto que era claramente una declaración de intenciones y ella "qué coño... adelante!"... su excitación dominaba su conciencia y sus más oscuros deseos nublaba su razón. El tipo se puso de rodillas sobre la cama ofreciendo su rabo erecto y palpitante, al tiempo que ella se giraba   

quedando a cuatro patas en un gesto cargado de intención hacia su invitado. Su sexo dejaba escapar la esencia de su deseo al tiempo que ella se contoneaba provocadora mientras sujetaba aquella enorme polla que le brinda. La saboreo despacio, deleitándose en su glande rosado y carnoso y al mismo tiempo su otra mano acariciaba despacio un clítoris muy hinchado, para después recorrer su rajita despacio hasta su culito y deshacer después el camino...
-------------- o ---------------
Era consciente de que el tiempo pasaba y él continuaba con si nueva afición. Empezaron a anidar en su cabeza un montón de finales posibles para aquella historia y en ninguno de ellos se veía bien parada, fue entonces cuando pensó en hacerlo... Mientras él estaba en el dormitorio con el portátil, ella desde el salón se registro y comenzó a chatear con él. A pesar de la decepción por cómo había reaccionado, controló su impulso inicial de mandarle a tomar por el culo, controló sus emociones y maquinó una venganza que no olvidara en su puta vida. Le demostraría de una manera irrefutable que era un cabrón y después le mandaría a la mierda con su nueva diversión.
-------------- o ---------------
  ...aquel tío la cogía por la nuca suavemente acompañando el  
movimiento rítmico de la mamada, su polla llenaba una y otra vez su boca al tiempo que su lengua despedía aquel glande justo antes de salir despacio de ella. Sus pechos se balanceaban al compas del movimiento y fue entonces cuando su clítoris recibió la primera caricia de su lengua de él, se había acercado por detrás y desde allí estaba lamiendo su sexo. La excitación hizo estremecer todo su cuerpo y un escalofrió lo recorrió de principio a fin. No podía creer lo que estaba pasando, estaba allí a cuatro patas comiéndole el rabo a un desconocido, mientras su marido la comía a ella... aquella situación había escapado a su control, aquello no estaba en su hoja de ruta, pero no podía hacer nada, estaba sometida al deseo, doblegada a la necesidad de ser poseída...
Notó las manos de su marido en la cintura y adivinó lo que iba a suceder. Su coño se abrió muy despacio mientras aquel miembro la llenaba por completo y con un suave vaivén comenzó a follarla despacio mientras ella continuaba recorriendo la polla de aquel desconocido desde la base hasta la punta.
No podía más, estaba tan excitada que creía que iba a estallar en mil pedazos cuando miró hacia atrás buscando el gesto de placer en la cara de él... sus pupilas se dilataron en una fracción de segundo como las de un gato en la oscuridad al descubrir que donde debía estar su marido realmente estaba el mejor amigo de éste... no sabía lo que estaba pasando, no podía entender nada , su mente se colapsada y parecía perder la conciencia de un momento a otro, su cabeza daba vueltas y la imagen de sí misma siendo embestida por Pablo mientras otra polla la follaba por la boca fue absolutamente insoportable... y entonces estallo! estallo en un orgasmo que la hizo gemir desde lo más hondo de su ser, todo era desproporcionadamente excitante para ella. El amigo de su marido seguía bombeando su coño y aquel desconocido se estaba corriendo en su cara, el orgasmo sacudía su cuerpo con una ola cálida y su coño rompió en una erupción de flujo y espasmos como nunca había vivido antes. De no ser porque la sostenía por las caderas se hubiera derrumbado sobre la cama mientras seguía siendo penetrada incesantemente...
-------------- o ---------------
- Joder el caso es que al final me siento mal tío! creo que no puedo hacerlo, no debo hacerlo!
- Venga no me jodas! llevas un montón de tiempo calentándote con esa tía y cuando llega el momento de la verdad te echas atrás! vete a tomar por el culo!
- No puedo tío, no puedo!
- Vas a desaprovechar una oportunidad como esta? estas gilipollas?
- Coño y porque no vas tú?
- Tu alucinas o qué?
- Que si joder! Nunca nos hemos visto, no me conoce, yo te daría todos los detalles, tu sólo tienes que pedir un paquete que te ha dejado en la recepción a mi nombre, te esperará en dentro!
- Vamos no jodas! a ti se te va la hoya!
- Que si coño! tú follas, y mi mujer no sufre la consecuencias de esta movida...
-------------- o ---------------
Un momento... tranquilízate... piensa! que está pasando? espera! él no te ha podido reconocer con la máscara! no sabes que eres tú! pero que hace este tío aquí?... seguía realmente excitada, no paraban de follarla... la rodeo por la cintura con un brazo y la giró sobre él dejándola sentada sobre su tripa y levantándola suavemente y muy despacio empezó a penetrarla por detrás. Aquello la iba a volver loca, no podía páralo y lo peor es que no quiera, sin tiempo para pensarlo el tipo de la mamada embistió su coño expuesto y ambos comenzaron a follarla de nuevo... aquello era demasiado, se sentía completamente llena y a punto de correrse de nuevo cuando notó como la leche cálida y abundante inundaba su culo... sus piernas perdieron toda la fuerza que les quedaba, el invitado saco la polla de su coño y comenzó frotarla en su clítoris, se entrego de nuevo y volvió a dejarse inundar por un otro orgasmo demoledor... 


-------------- o ---------------
-Cielo que tal la cena con tus amigas?
-Bueno... no hubo muchas conversación... pero me quede muy llena!
-Que tal con tus amigos?
-Muy bien, Pablo tan loco como siempre, ya le conoces!
-La próxima vez salimos los dos juntos cariño, estoy segura de que lo pasaremos genial!



jueves, 3 de octubre de 2013

UN "TÍMIDO" TRUHAN 3 por Látigo

PARTE 2: http://complicidadpersuasiva.blogspot.com.es/2013/07/un-timido-truhan-2-por-utopica.html



Hacía ya largo rato, antes del pequeño desliz penalizado por tu parte como "falta personal", que trabajaba tu cuerpo con obsesivo afán. Siempre has sido un "electrón libre", pero muy apegado a tu órbita -especialmente cuando se te mete en la cabeza quedarte en ella- y me constaba que, para que se produjese ese cambio al nivel de energía que desencadenaría "el chispazo" -a esa onda a la que yo te quería conducir-, debía currármelo mucho... sobre todo si para ello sólo podía usar mis inocentes manos aplicadas en los territorios menos... "salvajes" de tu piel. 

"Te haré el amor con mi mente".

Eso fue lo que te dije y ahora era esclavo de mis palabras. No bastó que embadurnara concienzuda y cariñosamente tu pie con abundante crema tibia en una caricia... para apretarlo de repente con firmeza entre mis dedos y sentir el crujir cansado de tus tendones y huesos que, sinceramente, sonó mejor que un "aleluya", acompañada del suspiro sorprendido y grato de su dueña como soprano principal.

-¡Aaaaaayyy! ¡Uuuufff!
-¡Vaya, vaya! ¡Parece que están cansados! ¡Tu trabajo te machaca los pies, nena! ¡Espera...!


Tras el primer dulcísimo apretón de entrante, vino un masaje con ambas manos -no muy suave pero tampoco fuerte- recorriendo tu planta y empeine. Lo hice como quien torsiona un pan por la mitad para partirlo, girando cada una hacia un lado distinto. Forcé los dedos hacia arriba con la izquierda pasando con medida presión la derecha por la planta curvada y tensa. De nuevo sonó algún leve chasquido interior que -nena, lo sé- te provocó un escalofrío de placer.

-¡Ahora -susurré- al contrario!. -¡En efecto, con la diestra forcé tus dedos hacia abajo curvando aún más la delicada curva plantar, y presioné el empeine desde los nudillos hacia el tobillo. De nuevo experimenté el leve crujir quejumbroso de tus tendones necesitados de un poco de cariño.

Fui subiendo, tras meter entre tus deditos cada uno de los míos abriéndote entera (un símbolo, un presagio: "abriéndote"... mmmmm)  por tu pierna, amasando los gemelos y dibujando la forma del músculo. Vaciando, siempre vaciando -como si tuviese un exquisito tubo de crema de tersa piel y divinas formas- hacia arriba; hacia la ingle. Amasando el tejido muscular, acariciando las corvas con precaución si había alguna venilla... y de ahí al muslo. ¡Te escucho respirar acompasadamente, con los ojos cerrados! ¡Ya sé que esperas que me acerque a su cara interna para "sacarme la tarjeta amarilla"...! ¡Pero no te doy oportunidad! ¡Cuando adivino que estás pensando si castigar mi atrevimiento con una llamada de advertencia, me retiro cual caracol retira sus cuernecillos a la primera gota de lluvia...(ja,ja,ja)!. Sin embargo, adentrándome por las laderas de tu espalda, viendo el franco abierto  cuando subiste tus brazos para apoyar tu cara en ellos, mordí tan grato anzuelo y no tardé en recibir tu reprimenda.

 - Ehhhh, ese es terreno prohibido querido!!!! 

Imaginé tu sonrisa perversa. ¡Lo estabas deseando!. Te morías de ganas de demostrarme que va a ser un camino lleno de espinas. ¡No me importó!. Siempre he pensado que, tras el duro y espinoso tallo, la rosa guarda sus pétalos de aterciopelado y encendido rojo... ¡y el dulcísimo aroma de su oculto pistilo!.


Precisamente para llegar a tu pistilo sin abrir tus hojas, bella y espinosa rosa, me fui de tiendas una semana antes contigo en la mente. ¡No estaba seguro de que nuestro encuentro amistoso acabase en nada, ni yo lo forzaría, por supuesto (sabes que nunca lo fuerzo), pero un tímido truhán debe venir preparado, por lo que de él se pudiera esperar...

Seguro que, cuando dejé momentáneamente de masajearte, al oírme trastear dentro de mi bolsa, pensaste... "¡a ver qué busca que te busca el loco este...!".

¿Pudiste imaginarme, entonces, sonriendo maliciosamente como tú lo hiciste antes pero con mucha más malicia?.


LÁTIGO


Pero en cuanto sentí algo que vibraba rozando mi cadera supe que el amigo con el que había comido Al-Andalus la semana anterior eras tú. 
El diminuto vibrador (pedidos a al-Andalus por 15,95€) comenzó a recorrer mi cuerpo de manera disimulada, a pesar de mi protesta...


- Nino, ¿tu quieres cobrar no?

- ¿Porque? Me has permitido un masaje y no hago más que eso, solo que ahora me ayudo con un aparatito.

- Eso no estaba en el trato Pedro, y lo sabes.
- Ni lo habías dejado fuera del trato, Lolita, y también lo sabes. ¿Te vas a asustar porque este minúsculo aparatito roce tu piel?

- No, asustarme no es la palabra.

- Pues entonces dejare llevar.
Me deje llevar, no porque me hiciera gracia el juego, sabia que te daría ventaja, pero no dejarme también te la habría dado, a si que, callé, apreté mís músculos y te deje hacer.

Pero... Joder, hacías tan bien...

Intuí que habías probado el efecto del juguetito sobre tu propio cuerpo porque sabías bien donde aplicar la fuerza, donde pasarlo suavemente, donde hacerlo que simplemente rozase mi cuerpo...

Sobre mis caderas ejercías presión, y la vibración llegaba a mi sexo, excitándolo a pesar de mis escuerzos por que eso no ocurriera. Subiste por mi espalda rozando apenas mi piel, consiguiendo que se me pusiera de gallina.


Supe que habías sonreído al verlo, era un pequeño triunfo para ti.
Acariciaste mis costados presionando suavemente de forma que mis pezones, sobre la arena, rozaban levemente con esta endureciéndose.
Esos puntos son los que recuerdo yo, pero no podía pensar como para, pasado el tiempo recordarlo con detalle, quizás tu te acuerdes mejor y, sin duda, serás mas capaz de describir los efectos que notabas en mi cuerpo ante tu jueguecito....
Yo solo se que, mi compostura, hasta ahora guardada, se perdió sutilmente. No se si eso lo notaste....
UTÓPICA


Látigo, querido, la pelota vuelve a estar en tu tejado.
¿Cómo continuarás?